viernes, 10 de septiembre de 2010

Amor, paisaje

Hace desde hoy varios años, vivía una mujer de rostro pálido y sereno, de ojos tan grandes y bonitos como el mar, de cuerpo perfecto, de cabellos castaños con rulos, de carácter blando y de corazón humilde. Pero estaba desolada, nadie consiguió enamorarse de ella, sólo romperle su endeble corazón. Así que ella, Catherine, se hartó y se fue a vivir fuera de la ciudad, detrás de los bosques, al lado del mar. Allí podría encontrar la paz y la tranquilidad que su mente joven necesita.

Cada amanecer, Catherine se iba a caminar por la orilla de la playa, oyendo las olas que se le acercaban a ella con entusiasmo y el ruido de las gaviotas que pasaban por allí. Eso se conviertió en su rutina y en su única razón para vivir. El sonido del mar, el paisaje de enmedio de aquellas montañas lejanas que se veían al final de la playa, las hojas de los árboles acercándose con acecho, nadie podía contemplar eso, sólo ella.

Así se pasó varios años, desaparecida de la ciudad que la crió y vio crecer. 

En uno de aquellos amaneceres, mientras que Catherine hacía su ruta diaria por la playa vio a un hombre tumbado a escasos metros de ella. Inmediatamente Catherine le ayudó, ya que, al parecer, se ahogó en el mar. Catherine pudo ayudarle y salvarle la vida.

-Muchas gracias, bella dama. De verdad, me ha salvado la vida.

-No hay de qué, por supuesto no le iba a dejar tirado-dijo Catherine con una leve pero brillante sonrisa.

Ese misterioso hombre le explicó todo lo que le pasó y por qué se ahogó. Después, Catherine le invitó a tomar algo en su casa, ya que no había comido desde hacía horas por el naufragio que tuvo con su barco. Él piensa que no sobrevivió nadie.

Después de largas y tiernas horas de charla sobre la vida de cada uno, era hora de que el misterioso hombre ahora conocido por el nombre de Jake se tuviera que ir. ¿Pero dónde iría si todas sus cosas se hunideron en el fondo del mar? Así que Catherine le ofreció alojamiento por un tiempo hasta que se recuperara del todo.

Pasaron varias semanas. Catherine y Jake se hicieron muy buenos amigos, pero cada vez que Jake veía los ojos tan brillantes y a la vez tan apagados de Catherine, su cuerpo, su fina tez o su tierno carácter no podía aguntar las ganas de tenerla por siempre entre sus brazos, sin hacerla sufrir, sólo acompañarla toda la vida... Y Catherine quería lo mismo, estaba muy enamorada de él.

En una de esas noches de luna llena, Catherine y Jake decidieron volvera a pasear en la orilla del mar, bajo esa luna que cautivaba a cualquiera, ellos dos solos... Jake vio que los ojos de Catherine brillaban aún más bajo la luz de la luna, su cara era todavía más fina, su cuerpo era más delicado... era la perfección ahora más perfecta. Se dejaron llevar por la luz de la luna, que resplandecía sobre la superficie del mar...

10 comentarios:

  1. Que preciosa historia...no ando con muchos ánimos para comentarte, pero de verdad me ha parecido muy bonita y romántica.

    Muchos besitos.
    Yo también te sigo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonita... Si es que cuando menos lo esperas,
    te enamoras perdidamente, sin poder evitarlo.
    Gracias por pasarte! Te sigo.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  3. Y tanto, me preocupa mucho... Y bueno al leerlo pensárás que tonteria! y encima no es mi pareja, por varias circunstancias... pero me enamoré de él y de él parece lo mismo...
    Muchas gracias por pasarte! Tengo ganas de que vuelvas a hacer una entrada! Besitos reina!

    ResponderEliminar
  4. Hermosa historia, y el amor llega asi, cuando menos lo esperas, cuando menos crees necesitarlo ...

    ResponderEliminar
  5. Me encanto tu historia tiene un poco de ternura, romance & a la vez acción (: te sigo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por pasarte! :)
    No se si me sigues o no. Pero bueno yo te sigo desde YA! :)

    Y si la verdad que el verano se ha pasado demasiado deprisa! Cuando te quieres enterar ya estás en el cole! :$

    A primero de bachiller,ya ? Que tal es 4º de la ESO? :)
    Buena suerte en este curso!
    Eres un sol! Un besito!

    ResponderEliminar
  7. Una mezcla de estilos perfecta, me encantó!
    un beso con sabor a cafe:)

    ResponderEliminar
  8. Qué linda historia. Me hizo acordar a los Puentes de Madison.. qué hermoso :)
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Me encantó, qué lindos Jake y Catherine ♥
    Te sigo, me gusta tu blog, besos :D

    ResponderEliminar